Somos su aliado experto en el desarrollo de conceptos exitosos en el mundo de las bebidas.

(+57) 310 2962644
(+574) 448 2979
ecommerce@essentiall.com.co

Blog

Homeedulcorantes-naturalesESTEROLES Y ESTANOLES VEGETALES PARA REDUCIR LA ABSORCIÓN DE COLESTEROL

ESTEROLES Y ESTANOLES VEGETALES PARA REDUCIR LA ABSORCIÓN DE COLESTEROL

¿Qué son los fitoesteroles?

Fito (phyton) significa «planta, vegetal», y la palabra fitoesteroles relaciona a lo vegetal con la estructura química de los esteroles. Estos últimos, incluyen diversos tipos de moléculas, como el colesterol, que forma parte de las membranas celulares de todos los organismos eucariotas, es decir, todos los animales y plantas, entre ellos, el ser humano.

El colesterol, aunque es esencial para la vida humana, tiene efectos perjudiciales para la salud cuando es consumido en exceso. Este es transportado a través de la sangre por medio de la unión con lipoproteínas, o proteínas que son compatibles con lípidos. Estas lipoproteínas tienen una densidad que implica su funcionalidad en el organismo. Es por esta razón por la cual se identifica al colesterol como colesterol HDL y colesterol LDL, es decir, colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (High Density Lipoprotein) y colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (Low Density Lipoprotein), respectivamente.

EL colesterol HDL, tiene beneficios para la salud, ya que su función se basa en recoger el exceso de colesterol en la sangre y lo lleva de vuelta al hígado, donde se descompone y se elimina del cuerpo. Este tipo de colesterol lo podemos obtener de la dieta por medio de la dieta, al consumir grasas insaturadas, como aceites vegetales, aguacate, frutos secos y pescado.

Por su lado, el colesterol LDL en exceso puede acumularse dentro de las paredes de los vasos sanguíneos y estrechar el paso de la sangre, lo que crea la posibilidad de formar un taponamiento y causar un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular. Es por esta razón por la que es importante cuidar los excesos de colesterol LDL desde la alimentación, disminuyendo el consumo de los alimentos ricos en grasas saturadas, como los fritos, los lácteos enteros, carnes rojas y algunas margarinas.

Los esteroles vegetales son moléculas presentes en las plantas que tienen una estructura y funciones biológicas similares al colesterol. Han demostrado protección contra diversas enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, además de ser hepato-protectores. Se encuentran principalmente en nueces, semillas, aceites vegetales, cereales y legumbres.

Por otro lado, los estanoles vegetales, son la forma saturada de este tipo de nutriente y tienen propiedades similares, pero no se menciona mucho al estar presente en los alimentos en muy bajas cantidades. Se encuentran de forma natural en la pulpa de la madera, en la resina de celulosa y el aceite de frijol.

Campesterol, beta-sitoesterol y stigmasterol son los más comunes, y sus concentraciones varían en los diferentes grupos de alimentos que los contienen. Sin embargo, si hay diferencia en los efectos en el organismo de los diferentes tipos de esteroles o estanoles, no se ha determinado, ya que siempre se han estudiado como un conjunto.

A pesar de la similitud estructural que tienen los fitoesteroles con el colesterol, su absorción intestinal es baja. Al igual que el colesterol, también son tomados de la dieta por medio de las micelas de grasa, que están compuestas de mezclas de colesterol libre, mono y diglicéridos, ácidos grasos, fosfolípidos y ácidos biliares.

También, similar al colesterol, su digestión requiere de hidrolisis por esterasa pancreática, y su actividad hipocolesterolemiante se relaciona con esta baja absorción intestinal, ya que compite con el colesterol en este proceso, inhibiendo su absorción. La reducción de la absorción del colesterol significa que llega menos colesterol al hígado, lo que a su vez determina dos efectos: aumento de la síntesis e incremento de la expresión de los receptores de las lipoproteínas de baja densidad, es decir, colesterol LDL, o colesterol malo, como es llamado comúnmente; y, esto se traduce en un descenso de los niveles de colesterol LDL en sangre, disminuyendo la posibilidad de un evento cardiovascular.

Por otro lado, han sido ampliamente estudiados los efectos de los fitoesteroles sobre la presión arterial, especialmente, en pacientes con hipertensión arterial. La hipertensión arterial aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. Las personas hipertensivas que además son obesas, fuman o tienen niveles elevados de colesterol en sangre, tienen un riesgo mucho mayor de sufrir una enfermedad del corazón o un accidente cerebrovascular. La presión arterial puede variar según el grado de actividad física y la edad, pero los valores normales del adulto sano en reposo deben estar en 120/80.

Aunque los efectos identificados de los fitoesteroles sobre la presión arterial son aparentemente mínimos, son estadística y clínicamente significativos, ya que se ha determinado que hasta un mínimo descenso de la presión sanguínea es benéfica para el manejo del riesgo cardiovascular y puede reducir efectivamente los eventos cardiovasculares mencionados. Así mismo, es importante mencionar que no se conoce el mecanismo exacto por medio del cual los fitoesteroles sobre la presión arterial, ni se ha estudiado a largo plazo, por lo que se hacen necesarios más estudios que profundicen en este tema.

 

Otras acciones farmacológicas

A los fitoesteroles se les atribuye propiedades antiinflamatorias, antitumorales, bactericidas y fungicidas.

Sus efectos anticancerígenos se han identificado en diferentes tipos de cáncer como el de colon, próstata y mama, y, por otro lado, hay fuertes evidencias de la inhibición del crecimiento y la apoptosis de células tumorales, como de la metástasis.

Adicionalmente, se ha descrito un efecto inmunomodulador, produciendo un efecto restaurador del balance del sistema inmune, el cual se ve afectado en las enfermedades autoinmunes, como las alergias.

Dosis recomendada

La ingesta diaria de fitoesteroles proveniente de las plantas es variable, ya que depende de los hábitos alimentarios individuales o poblacional-culturales, comprendiendo un rango entre 160 a 500 mg/día. En Colombia, según el Ministerio de Agricultura, el 35% de la población no consume frutas diariamente, y el 70% no consume hortalizas, los cuales son las fuentes principales de fitoesteroles en la dieta.

La recomendación de ingesta diaria de fitoesteroles es de 2 g para una reducción de la absorción del colesterol de un 30 – 40%, lo que lleva a una reducción del 10% de colesterol LDL en sangre.

Es importante mencionar que el efecto que tienen los fitoesteroles sobre el colesterol carece de eficacia en el colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad, es decir, el colesterol HDL, o colesterol “bueno”, como es llamado comúnmente.

Sus efectos hipocolesterolemiantes se han comprobado en niños, adultos y personas de edad avanzada; en pacientes con hipercolesterolemia moderada o grave, y en pacientes con y sin diabetes mellitus o con y sin enfermedad cardiovascular.

Aplicación

Los vehículos para la administración de estos compuestos son siempre alimentos enriquecidos, garantizando de esta forma, que se proporcione la dosis necesaria de 2 g.

Al ser un compuesto de moléculas grasas, inicialmente se incorporaban a alimentos grasos como las margarinas, pero hoy en día, se sabe que su efecto hipocolesterolemiante se mantiene al ser añadidos en diversos compuestos como lácteos descremados yogurt, zumos, aceites comestibles, vinagretas para ensaladas y productos de panadería, entre otros.

 

Seguridad alimentaria y consumo máximo

La dosis descrita de 2 g/día, se considera inocua al no presentar ningún tipo de efecto adverso en el organismo. Sin embargo, no se recomienda un consumo mayor al mencionado ya que puede causar la disminución en la absorción de vitaminas liposolubles, y de carotenos, que son los precursores de la vitamina A, provenientes de los alimentos vegetales. Es importante recordar que una dieta rica en frutas y verduras, para evitar deficiencias de cualquier micronutriente.

De igual forma, se deben tener en cuenta las poblaciones con necesidades especiales como los niños menores de 5 años y las mujeres en embarazo o período de lactancia, donde no es recomendable la suplementación con fitoesteroles.

Los fitoesteroles como ingrediente funcional

En IPF, contamos con fitoesteroles en forma de ingrediente para su aplicación en diferentes matrices alimentarias, dirigido a las personas que requieren control de su perfil lipídico sanguíneo, aquellos que tienen niveles elevados de colesterol, aquellos que simplemente deseen tener un mayor cuidado de su salud cardiovascular en general, o aquellos que deseen darles un valor agregado a sus productos y brindar mejores productos a sus consumidores.

Somos sus aliados estratégicos en el desarrollo de soluciones para la industria alimentaria.

 

 

 

 

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Tienes alguna pregunta? - Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 7am. a 5pm.